Convivencia y Cultura Comunitaria

La convivencia es el sentido mismo, la razón de ser de la comunidad y es lo que la cohesiona. La convivencia entre ciudadanos en las aldeas y municipios no llega sola por el solo hecho de tener vecinos; sino que debe alimentarse del deseo de compartir, de la comunicación y de actividades en común; lo que no se riega se marchita.

La cultura cohesiona la convivencia a nivel local, nacional y planetaria. Y la violencia llega cuando la cultura se quiebra.  Por lo tanto, es peligroso que poblaciones y aldeas se desarrollen sin este factor integrador que es la cultura. En el mundo entero, ciudadanos buscan formas de vida, de asociación y de relación con la naturaleza, buscando sentido a su vida y poniendo la convivencia como un VALOR.

Esta convivencia involucra a todos los seres humanos y seres vivos de nuestro planeta, aunque la forma más inmediata de convivencia es con sus vecinos aledaños, lo que puede constituir un verdadero desafío para cada uno de nosotros; es un proceso y un aprendizaje permanente. En este sentido, cada comunidad y municipio es un “ensayo” de convivencia con un cierto nivel de administración que reglamenta las relaciones humanas.

PRO-ORGÁNICA apoya y fomenta las actividades culturales en aldeas y poblaciones rurales que permiten generar cohesión comunitaria: las artes, los deportes, los lugares de encuentro y debates; la salud y la educación a nivel local. Los centros culturales y comunitarios a escala local pueden ser las bases de esta construcción social.

Testimonio gráfico: